REHABILITACIÓN DE UNAS OFICINAS ADMINISTRATIVAS

Casa Canal. Mollerussa 2016

Del caos interior al orden. Del desorden de programación arquitectónica a la ordenación racional y espacial. Este era el objetivo marcado con la Propiedad, y finalmente, se ha conseguido. Se ha obtenido una mayor claridad en todas las estancias, utilizando materiales claros y básicos, y jugando con la iluminación general. Se han mantenido todas las dependencias existentes, pero se han reubicado, de tal forma, que todas disponen de ventilación e iluminación exterior. 

Las paredes perimetrales se han recuperado, dejando la piedra del país vista, así como los pilares de obra vista maciza de las crujías centrales. El pavimento de madera, consigue la calidez deseada, y el tratamiento del resto de paramentos verticales es de yeso y pintura blanca. En la carpintería interior se optó por utilizar puertas ciegas de roble americano, rompiendo con el blanco abundante.

Tanto la mesa de la sala de reuniones, el mostrador de entrada, como la zona de cocina, se diseñaron de propio para los espacios a ocupar.

Se actuó, también, en toda la caja de escalera de acceso, vaciándola por completo, aunque manteniendo la forma original. Se colocó una barandilla de vidrio transparente consiguiendo una total ligereza y amplitud de la misma. El peldañeado es del mismo material que el resto del pavimento. Los juegos de luz indirecta ayudan al conjunto a resaltar la construcción vernácula y el uso de antiguos materiales.

La superficie de actuación es de 450 m2.

BACKNEXT
REHABILITACIÓN DE UNAS OFICINAS ADMINISTRATIVAS

Casa Canal. Mollerussa 2016

Del caos interior al orden. Del desorden de programación arquitectónica a la ordenación racional y espacial. Este era el objetivo marcado con la Propiedad, y finalmente, se ha conseguido. Se ha obtenido una mayor claridad en todas las estancias, utilizando materiales claros y básicos, y jugando con la iluminación general. Se han mantenido todas las dependencias existentes, pero se han reubicado, de tal forma, que todas disponen de ventilación e iluminación exterior. 

Las paredes perimetrales se han recuperado, dejando la piedra del país vista, así como los pilares de obra vista maciza de las crujías centrales. El pavimento de madera, consigue la calidez deseada, y el tratamiento del resto de paramentos verticales es de yeso y pintura blanca. En la carpintería interior se optó por utilizar puertas ciegas de roble americano, rompiendo con el blanco abundante.

Tanto la mesa de la sala de reuniones, el mostrador de entrada, como la zona de cocina, se diseñaron de propio para los espacios a ocupar.

Se actuó, también, en toda la caja de escalera de acceso, vaciándola por completo, aunque manteniendo la forma original. Se colocó una barandilla de vidrio transparente consiguiendo una total ligereza y amplitud de la misma. El peldañeado es del mismo material que el resto del pavimento. Los juegos de luz indirecta ayudan al conjunto a resaltar la construcción vernácula y el uso de antiguos materiales.

La superficie de actuación es de 450 m2.




Loading