ENTRADA PRINCIPAL Y TUTORIAS

Colegio EL CARME
Mollerussa, 2011.

Siguiendo con las mejoras previstas por la Dirección del colegio, se nos encarga la reforma y reutilización de los espacios existentes en la entrada principal, incluida la zona destinada a tutoria.
La utilización de iluminación indirecta por medio de tiras de leds proporciona una sensación de tranquilidad, más que necesaria en un recinto escolar. El contraste de la luz fria con el material escogido en revestimiento y pavimento -piezas de 60x40cm de piedra basáltica- es notorio, y a su vez, realza las características físicas de la piedra.

El hall queda dividido en dos partes diferenciadas, motivadas por las dos entradas desde el exterior. Para ello, se ha diseñado una mampara de madera en tiras de haya vaporizada, con separación suficiente entre ellas para permitir la completa visión de un espacio a otro. Ésta se sustenta en una jardinera de 50cm de altura, provista de luz perimetral incrustada en pavimento, pasando a ser un elemento principal del entorno.
La simplicidad geométrica, la sencillez de materiales y la escasez de mobiliario, convierten el nuevo espacio en un espacio libre, amplio y apacible.

La superfície de actuación es de unos 261 m².

BACKNEXT
ENTRADA PRINCIPAL Y TUTORIAS

Colegio EL CARME
Mollerussa, 2011.

Siguiendo con las mejoras previstas por la Dirección del colegio, se nos encarga la reforma y reutilización de los espacios existentes en la entrada principal, incluida la zona destinada a tutoria.
La utilización de iluminación indirecta por medio de tiras de leds proporciona una sensación de tranquilidad, más que necesaria en un recinto escolar. El contraste de la luz fria con el material escogido en revestimiento y pavimento -piezas de 60x40cm de piedra basáltica- es notorio, y a su vez, realza las características físicas de la piedra.

El hall queda dividido en dos partes diferenciadas, motivadas por las dos entradas desde el exterior. Para ello, se ha diseñado una mampara de madera en tiras de haya vaporizada, con separación suficiente entre ellas para permitir la completa visión de un espacio a otro. Ésta se sustenta en una jardinera de 50cm de altura, provista de luz perimetral incrustada en pavimento, pasando a ser un elemento principal del entorno.
La simplicidad geométrica, la sencillez de materiales y la escasez de mobiliario, convierten el nuevo espacio en un espacio libre, amplio y apacible.

La superfície de actuación es de unos 261 m².




Loading